Secciones,  Yo siento la camiseta

Yo siento la camiseta: El 15 del TRI

Todos tenemos dentro de nuestro armario un pedazo de historia, para algunos remonta a los campeonatos, o el nacimiento por un amor incondicional. En mi caso esta playera tiene un significado especial, por que muy pocos  tienen la fortuna de presumir que fue parte de una selección nacional o en mi caso decir que un familiar portó con orgullo la camiseta del tricolor en un mundial.

El Jersey de la Selección Mexicana que utilizó en el mundial Juvenil de 1985, que se celebró en la hoy extinta Unión Soviética es el más especial de la colección de playeras que tengo de futbol. Esta selección fue la última que disputó un mundial juvenil, antes de que la selección no lograra su pase al mundial de 1987 en Chile y del bochornoso incidente de los cachirules en el clasificatorio para el mundial juvenil que terminó con la suspensión de todos los niveles de selecciones en el año de 1988 y que nos costó no estar en Italia 90.

En el mundial que se disputó en la Unión Soviética, la Selección Mexicana disputó el grupo D junto a Inglaterra, Paraguay y China, donde la selección terminó en primer lugar de su grupo de forma invicta y después caer en los octavos de final contra Nigeria, en ese mundial Brasil terminó coronándose como campeón de la Sub 20. Pero lo especial de esa camiseta para mí, es que tuve el gusto de ver jugar y disputar minutos a Héctor Almazán Soto, jugador que se desempeñaba en el medio campo y era una de las grandes promesas del futbol nacional. Desafortunadamente tiempo después en un amistoso que se celebró en Acapulco, en una entrada fuerte que recibió, ahí terminó el sueño de este personaje de consagrarse en el futbol profesional.

Un día mientras me encontraba de vacaciones a la edad de 12 años, visitaba la casa de mis abuelos en la ciudad de
México y entre una caja de recuerdos mi abuela me mostró una playera de la selección mexicana con el número 15 en el dorsal, grata fue mi sorpresa cuando debajo de la playera se encontraba una fotografía era mi tío Héctor Almazán Soto, jugador de los Tecos de la UAG, quien portaba el uniforme de la selección nacional, ahí recibí como regalo la playera que un día soñé defender como todo niño que algún día ilusiona con ser parte de una selección nacional, pero el futbol profesional no estaba en mi destino.

Es así como llegó a mis manos esta playera que al pasar de los años aun no conservo con mucha estima, curiosamente y haciendo recuerdo a mi memoria, fue con el número quince con el que disputé mi último partido antes de colgar los tachos en Mayo del 2011.

Ahora cuéntame, ¿cual es tu historia?

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: