#TeAcuerdasDe

#TeAcuerdasDe Las Canchas Infernales en México (Parte 1)

La presión del jugador número 12 siempre influye pero hay ciertos escenarios que ejercen una mayor presión en ambos equipos. En estos escenarios la presión es distinta, se vive de manera distinta el fútbol y es por eso que jugar en esos estadios se vuelve una pesadilla, un infierno con césped y gradas.

En Zacatepec, Morelos hay un recinto que tiene historia y muy particular. Agustín «Coruco» Díaz es su nombre debido a un extremo campeón con el Zacatepec que murió de leucemia muy joven. En dicho recinto la temperatura promedio es de treinta y cinco grados centígrados.

El Zacatepec fue campeón dos veces del fútbol mexicano, en la temporada 54-55 y 57-58. En el banquillo se encontraba Ignacio Trelles, quien ha dicho que daba la orden de regar el campo 15 minutos antes de que empezara el encuentro para así provocar la humedad necesaria para fundir a los contrarios además de que el césped era muy largo y el balón corría de manera lenta y eso hacía al contrario esforzarse más.

Los 24,000 aficionados siempre presionaban y la cercanía de éstos con el campo hacían sentir a los rivales sofocados e ir siempre a jugar a Zacatepec representaba casi perder el encuentro desde antes de jugarlo. Era un verdadero martirio jugar en ese lugar.

En la llamada, ciudad de los grandes esfuerzos, se edificó un estadio donde jugaba de local un equipo llamado Santos Laguna. El Estadio Corona se ganó a pulso el apodo el mote de «La casa del dolor ajeno» pues las limitantes en sus instalaciones y sobre todo la cercanía del público con la cancha además de la temperatura, pues se jugaba los domingos a las cuatro de la tarde hacían de esta cancha un tormento para cualquier equipo del fútbol mexicano.

El Estadio Corona albergó cinco finales del fútbol mexicano, en tres de esas ocasiones Santos ganó el campeonato en su estadio y en tan sólo en una ocasión perdió de local ante el poderoso Toluca.

El Estadio Corona recibió su último partido el primero de noviembre del año 2009. Al siguiente día empezaron los trabajos de demolición y ahora el equipo de la ciudad juega en un hermoso estadio llamado Territorio Santos Modelo pero que no es ni la sombra de lo que fue el estadio Corona. En el «Corona» la afición se hacía sentir de manera constante. Cuando se cobraba un tiro de esquina y era del equipo rival le llovía toda clase de líquidos, algunos de dudosa procedencia.

Todos sufrían de manera notable al visitar a Santos y era muy difícil ver dicho estadio con las gradas vacías pues siempre estaba lleno aún si el equipo iba con mal paso en el torneo. Un estadio donde jugaba Santos y que era un infierno para quien lo visitara.

Juan García

Padre de una hermosa nena, esposo de una gran mujer y aficionado a Chivas, Barça, Liverpool y River Plate. Chofer certificado  ese soy yo y ¿tu?

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: