#TeAcuerdasDe

El Clásico de la Vergüenza: La mayor goleada en el Clásico Español

Este domingo se jugará una edición más del Clásico español, una de las rivalidades más mediáticas del deporte. Así como hay grandes historias que se recuerdan con nostalgia, hay otras sin embargo que quedan en la oscuridad. La mayor goleada en la historia de El Clásico se llevó a cabo el 13 de junio de 1943 en el Estadio Chamartín, sin embargo, la historia rara vez sale a relucir en conversaciones históricas sobre el Clásico, ya que para muchos, se le conoce como el ‘Clásico de la Vergüenza’.

España se recuperaba en aquel entonces de la cruenta Guerra Civil Española, el bando nacionalista liderado por el General Francisco Franco ganó la Guerra pero el país quedó ideológica y socialmente dividido por las atrocidades de la guerra, ya que tanto los nacionalistas como los republicanos cometieron un sin fin de crímenes y el resentimiento era palpable, Franco ya en el poder todavía continuó con persecuciones contra líderes catalanes, ya que Cataluña era uno de los principales bastiones republicanos durante la Guerra Civil. Además, al mismo tiempo se llevaba a cabo la Segunda Guerra Mundial, pero España no participó en ella a pesar de las simpatías de Franco con el Eje Berlín-Roma, así que con toda la situación política, se formó un coctel de odio y rencor incluso mediante el fútbol, y las semifinales de la Copa del Generalisísimo serían un escaparate cuando el Real Madrid tendría que verse las caras con el Barcelona.

La ida se llevaría a cabo en Les Corts, la casa del Barcelona, los culés hicieron válida la localía goleando 3-0 al Real Madrid, pero los merengues se quejaron amargamente del arbitraje, sobre todo esto hizo eco en la prensa madrileña que además, relató en sus crónicas el ambiente hostil que se encontraron los madridistas en la ciudad condal, acusando maltrato durante el partido por parte de los aficionados blaugranas, lo cual en aquel entonces era algo inusual en el fútbol. La prensa madrileña siguió calentando el ambiente al grado que la Comunidad de Madrid anunció que se prohibiría el viaje de aficionados catalanes para la vuelta a jugarse en el Estadio Chamartín.

Con un ambiente aún más hostil, donde los aficionados madridistas estaban con la consigna de regresarles el favor a los catalanes e incluso de peor forma, se llevó a cabo la vuelta ese 13 de junio en Chamartín, un rumor dice que antes del partido la policía nacional entró al vestidor del Barcelona bajo órdenes de Franco para intimidarlos, sin embargo esto fue rotundamente negado por los jugadores blaugranas ya que dijeron que los policías entraron a invitarlos a tener una buena conducta durante el partido. También, aficionados acudieron con silbatos para hacerlos sonar cada que los jugadores culés tocaran la pelota. El partido comenzó, bajo un ambiente tenso.

El Madrid logró empatar la serie en tan solo 30 minutos, después los siguientes 15 minutos vendría la debacle blaugrana, el Madrid se soltó con todo al ataque anotando 5 goles más, al descanso, el marcador era de 8-0 favorable a los merengues. El marcador final fue de 11-1, sin embargo las crónicas de la época relatan que el arbitraje del nazareno Celestino Rodríguez influyó para que la goleada no fuera aún mayor, ya que se menciona que anuló 4 goles legítimos a los blancos.

Varias carreras fueron afectadas esa tarde, el portero blaugrana Lluis Miró quedó destrozado tras el partido y se retiró inmediatamente tras recibir los once goles. El expresidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch era periodista en aquel entonces y en el diario catalán La Prensa, escribió una crónica muy subida de tono protestando las hostiles condiciones con la que se toparon los culés en Madrid, por lo que se le castigó retirándole su carnet de periodista por varios meses (cabe señalar que Samaranch era realmente aficionado al Espanyol, el otro rival del Barcelona). El presidente del Barcelona, el Marqués de la Mesa de Asta renunció al cargo tras la humillación, pero también, Santos Peralba, el presidente del Real Madrid fue forzado a renunciar tras el partido por presiones de las autoridades deportivas y políticas del país, lo que le abrió la puerta a un tal Santiago Bernabeu a asumir el puesto… y el resto es historia.

Alberto Dominguez

Escribiendo de fútbol, mi hobby favorito.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: