Fútbol Gráfico,  Secciones

Fut para dummies: El Portero

A partir de hoy inicio con una pequeña serie de las posiciones del futbol, las cuales están dirigidas a todo el público, en donde intentaré explicar desde lo básico hasta lo complejo y, obviamente, no lo sé todo en el futbol, por lo que cualquier opinión es bienvenida.

Empezaremos con una posición que todos conocemos, no nada más porque al gordito o al que no era bueno siempre lo ponían ahí, tampoco porque es al que siempre que se equivoca lo crucifican, más bien porque es la base del equipo y porque es el único que puede tomar el balón con las manos: el portero.

La función principal del guardameta es evitar a toda costa que el balón entre a la portería, esos tres postes que forman como una casita. Puede usar las manos siempre y cuando esté dentro de cualquiera de las dos áreas (unos rectángulos).

Como mencioné, la primera obligación del portero es evitar los goles, es decir, atajar. Por lo que un buen portero tendrá buenos reflejos, elasticidad, se sabrá lanzar para cubrir al máximo la portería. Es cierto que un portero alto puede llegar más lejos (Courtois del Chelsea mide 1.99 m), aunque muchos lo consideran una desventaja por no poder alcanzar las esquinas inferiores.

Un portero alto tiene una ventaja en lo que se le llama juego aéreo, ya que puede bajar los balones que llegan al área, cortando así pases peligrosos cerca de la portería. Aunque no por ser muy alto, se juega bien el área (Guillermo Ochoa) o por ser chaparro (Wilker Fariñez) no quiere decir que no tengan buen juego aéreo.

Al ser el último hombre, los porteros deben saber dejar la portería para quitarle la opción del gol a sus rivales, en algo que se conoce como “jugar el área” o “salir a achicar”. Uno de los expertos era Jorge Campos, otro bastante bueno fue Oswaldo Sánchez y actualmente destaca Ederson, del Manchester City.

Cuando un compañero le devuelve el balón al portero, usando intencionalmente el pie, no puede tomar el balón con las manos. Cabe destacar que, si le dan el balón con la cabeza, el pecho, la rodilla o incluso, con la cadera, sí puede agarrar la pelota. Es por lo que ahora los porteros cada vez son mejores jugando con los pies, es decir, que puedan controlar, dar un buen pase e, incluso, hacer un buen amague, como Mandanda. También hay que señalar que el portero es el primero en decidir hacia dónde va a salir la jugada, si es en corto, a un costado, un balonazo afuera de la cancha o buscar sorprender con un pase a profundidad.

Al quedarse hasta atrás, el arquero tiene completa visión de cómo se mueven los jugadores, lo que no nada más los hace buenos líderes (Buffon), sino que son importantes para ajustar, dando un grito rápido a quién no tiene marca, por lo que constantemente tienen comunicación con sus compañeros.

A veces uno pensaría que nada más con tener un buen portero es suficiente, pero el futbol se ha especializado tanto que los técnicos de los grandes equipos suelen elegir al que defienda su meta con las características que complementen al equipo. ¿Quieres quedarte a defender por 80 minutos? Entonces tienes un portero atajador. ¿Tienes centrales de baja estatura? Tu elección es uno con buen juego aéreo. ¿Te gusta adelantar a los jugadores, dejando mucho espacio atrás? Entonces necesitas un portero que juegue bien al achique.

Cuando un portero tiene más de dos de estas características, se les considera de clase mundial, ya que difícilmente cometerán errores, aunque ninguno está exento de ello. Entre los mejores cancerberos encontramos a David De Gea (España/Manchester United), Thibaut Courtois (Bélgica/Chelsea), Manuel Neuer (Alemania/Bayern Munich), Gianluigi Buffon (Italia/Juventus) o Hugo Lloris (Francia/Tottenham).

Por tantas peculiaridades, el portero necesita un entrenamiento especial, no nada más para mejorar sus reflejos, lances, condición física o juego aéreo, sino también para aguantar la presión durante 90 minutos, tratar de meterse a la mente del rival y anticipar sus movimientos, estar preparado para todo.

Por último, Jorge Campos dice siempre “no fue falta porque no la marcó” y muchos le hacemos burla, pero entendiendo que él vivió siempre como portero, esa es la mentalidad del último hombre: No puedes dar por muerto el balón en ningún momento.

@Gigio

Desde el 2011 vivo del futbol. Nunca he visto al Atlas campeón, pero sí al Milan coronarse. Ah, también le voy al Arsenal, Valencia y Hamburgo.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: