#TeAcuerdasDe,  Alemania,  Grupo F,  Rusia 2018

Solo Alemania le pudo ganar a Alemania en Alemania

Recordando nuestras clases de historia, terminando la Segunda Guerra Mundial, Alemania se dividió en dos partes, la República Democrática Alemana, la cual era socialista, y la República Federal de Alemania, capitalista, lo que le daba una rivalidad natural al que alguna vez fue el mismo país. En 1974, la Alemania Federal (también Alemania del Oeste o Alemania Occidental) organizó la Copa del Mundo, siendo una potencia a nivel internacional y una de las campeonas del mundo, obteniendo el título en Suiza 54. El sorteo les favoreció, teniendo en el grupo a Chile, Australia e, inesperadamente, a Alemania Democrática (también Alemania del Este o Alemania Oriental), quienes jugaban su primer mundial.

Hay que hacer un pequeño paréntesis para explicar lo importante que era este partido, futbolísticamente hablando. Primero que nada, era la primera vez que se enfrentaban las dos Alemanias, ya sea en partido oficial o amistoso. Los occidentales eran futbolistas profesionales, habían creado la Bundesliga en 1963 y tenían experiencia en las pasadas copas del mundo, siendo finalistas en Inglaterra 66 y semifinalistas en México 70. En cambio, los orientales tenían que tener otro trabajo para solventar las necesidades de sus familias, por lo que era todo un logro haber llegado a este torneo.

El destino es caprichoso, obligando a los alemanes a que jugaran el último partido del grupo. Los Federales habían ganado sus dos partidos previos, en donde no habían recibido gol, con lo que llegaban ya calificados. En cambio, los Democráticos empataron ante Chile en el segundo encuentro y, sabiendo que andinos y australianos habían empatado, solo necesitaban no ser goleados para poder avanzar.

Los del oeste llegaron confiados, crecidos, agrandados, buscando dar un golpe de autoridad ante sus hermanos. Sin embargo, no contaron con que los orientales jugarían muy ordenados, peleando cada balón, terminando la primera mitad sin goles.

Ya en el segundo tiempo, al minuto 77 para ser precisos, Sparwasser recibió dentro del área grande, controló el balón y remató llegando al área chica, dando la sorpresa (hasta el momento) del torneo, dándole el triunfo parcial a la Alemania del Este. Los occidentales se volcaron al frente, pero no pudieron empatar el encuentro, dándole a la Alemania Democrática el primer lugar del sector, mientras la Alemania Federal se tuvo que conformar con el segundo puesto.

Una vez más, la fortuna fue caprichosa, mandando a la Alemania del Este al grupo de la muerte (en esa época se jugaba una segunda ronda de grupos), en donde estaban Holanda, Brasil y Argentina. Los germanos nada más rescataron el empate a un tanto ante la Albiceleste, para terminar como el tercer lugar del sector.

En cambio, la Alemania del Oeste tuvo un grupo a modo, con la sorpresiva Polonia, Suecia y Yugoslavia, ganando con relativa facilidad el grupo, manteniendo su portería imbatida en otros dos encuentros, para alcanzar la final ante el equipo que revolucionó el futbol: La Naranja Mecánica de Cruyff.

Aunque no llegaron como favoritos, el espíritu alemán ha estado presente en sus momentos más difíciles, dándole la vuelta a Holanda y defendiendo con uñas y dientes el resultado, levantando la Copa del Mundo por segunda ocasión.

Por otra parte, Alemania del Este demostró que nada más Alemania le podía ganar a Alemania jugando en Alemania.

@Gigio

Desde el 2011 vivo del futbol. Nunca he visto al Atlas campeón, pero sí al Milan coronarse. Ah, también le voy al Arsenal, Valencia y Hamburgo.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: