Egipto,  Grupo A,  Rusia 2018,  Uruguay

A lo Uruguay

Un partido complicado que parecía que acabaría con el primer empate a ceros del mundial terminó siendo ganado por Uruguay sobre la hora frente a una selección egipcia que luchó, peleó y por poco se salió con la suya, pero un cabezazo de José María Giménez cambió la historia y Uruguay por fin ganó su debut mundialista, cosa que no sucedía desde 1970.

Uruguay fue el equipo que más propuso e intentó ir al frente, mientras que Egipto desde el primer minuto incomodó a la Celeste con un gran orden defensivo y una buena presión alta, los charrúas carecieron de imaginación durante el primer tiempo y parte del segundo. De preocupar que los charrúas no tuvieron juego por las bandas con Nandez y de Arrascaeta que centralizaron mucho el juego mientras estuvieron en el campo, con los ingresos del ‘Cebolla’ Rodríguez y Carlos Sánchez, Uruguay cambió.

No fue el día de Luis Suárez. El ‘Pistolero’ tuvo un partido para el olvido, fallando al menos tres clarísimas frente al arquero, se vio ansioso y poco fino, pero es normal en delanteros que sucedan días como estos. Edinson Cavani, por su parte, tampoco se notó mucho durante el partido, aunque también tuvo dos jugadas claras en una buena pared con Suárez que terminó con una volea del jugador del PSG que atajó bien el arquero y un disparo de tiro libre que pegó en el poste. 

Egipto por su parte, jugó un buen partido y, como coloquialmente se dice, le aplicaron una cucharada de su propio chocolate a los charrúas, encerrándose bien atrás y con la presión alta incomodaron en todo momento a Uruguay. Los Faraones no alinearon a Salah reservándolo para el juego ante los rusos y mostraron un buen nivel a pesar de la ausencia de su mejor jugador, sobre todo Elneny dió una buena actuación y fue el mejor jugador de campo de los faraones esta tarde.

Se ve que el equipo está muy trabajado en la filosofía de Cúper, quien siempre ha privilegiado el orden defensivo. También tomó la decisión de no alinear a su capitán y veterano portero de 45 años El Hadary, quien había tenido un semestre desastroso y no se vio bien en los amistosos previos al mundial, en cambio, jugó Mohamed El-Shenawy, el guardameta de 29 años dio una gran actuación y con justicia se llevó el premio al jugador del partido por parte de FIFA, quitándole dos goles cantados a Suárez y una atajada sensacional a mano cambiada a una volea de Cavani que estará entre las mejores del certamen.

Uruguay a pesar de su poca claridad sigue siendo el favorito para ganar el grupo y tendrán un partido a modo contra Arabia Saudita la siguiente semana donde los delanteros charrúas podrían aprovechar para retomar la confianza que pudieron perder en este partido. Por su parte, Egipto tendrá un partido clave ante Rusia donde tienen prohibido perder si quieren seguir con vida en el Mundial, ya con Salah seguramente en la alineación, podría darle razones al siempre conservador Cúper de arriesgar un poco más al frente, pero sin duda, se vieron como un equipo competitivo y será un buen sinodal para los rusos.

Alberto Dominguez

Escribiendo de fútbol, mi hobby favorito.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: