#Top5,  Liga MX,  Secciones

Los Traidores del Clásico Capitalino

No importa el lugar del mundo, si hay algo que un aficionado no puede perdonar es que un jugador del equipo de sus amores se vaya con el odiado rival. Tal es el caso del chileno Nicolás Castillo, quien hace unos cuantos meses era el delantero y goleador de los Pumas de la UNAM, pasó al Benfica sin pena ni gloria, para regresar a la Liga Mx con las Águilas del América. Nico no es el primero ni será el último que «volteó bandera», por lo que recordamos a cinco jugadores que traicionaron al Club Universidad.

5. Alberto García Aspe

El «Beto» surgió de la cantera puma, con quienes debutó en 1984 y poco a poco se fue ganando un lugar en el equipo, en donde fue campeón en la 90-91, lo cual implicó que saldría del equipo para forjar a los emblemáticos Rayos de los 90s y después salir a River Plate, quedándose a pasear en la capital argentina, ya que apenas y jugó en cinco partidos.

No es de extrañar que el Beto regresara a México, pero lo hizo con el América, llegando en 1997 a Coapa, donde a pesar de portar el gafete de capitán, no pudo ganarse a la afición azulcrema y tampoco fue perdonado por la auriazul.

4. Hugo Sánchez

Hablar de la carrera de Hugo Sánchez puede ser repetitivo, pero realmente es uno de los máximos referentes del Club Universidad, tanto como jugador, quien anotó 104 goles en 200 partidos y campeón en 1977 y 1981, como Director Técnico, con el mítico bicampeonato.

La arrogancia que lo ha caracterizado lo llevó del Real Madrid al América en la temporada 1992-1993, en donde tuvo un paso fugaz y odiado por la afición universitaria. Con los «Coapers» anotó 18 goles en 35 partidos, pero nada más pudo ganar la Copa de Campeones de la CONCACAF.

3. Luis García

Hay quienes no lo recuerdan, pero antes de que Luis García fuera el ídolo de la radio y la televisión (o bufón, para los que no les gusta su estilo), fue uno de los delanteros más contundentes del futbol mexicano, debutando con los Pumas en 1986, campeón de goleo en las temporadas 1990-1991 y 1991-1992, lo que lo llevaron al Atlético de Madrid y, después, a la Real Sociedad.

Parece que el América tiene un negocio de compra/venta de cascajo, sobretodo cuando se trata de repatriar a los mexicanos que buscaron suerte más allá de nuestras fronteras, ya que con Luis García hicieron lo mismo en 1994, después del Mundial de Estados Unidos. El «Doctor» (que en ese entonces no era apodado así) anotó 40 goles en 78 partidos con las Águilas, antes de deambular por todo el futbol mexicano.

2. Braulio Luna

Probablemente es el caso más sonado para los que vemos futbol desde la época de los torneos cortos. Braulio debutó con los Pumas en 1994 y tras buenas actuaciones con la selección y con el equipo de la UNAM se fue ganando el cariño de la afición.

Sin embargo, en el verano de 1998, después de la Copa del Mundo de Francia, Braulio fue traspasado a las Águilas, en un movimiento que la afición universitaria jamás pudo perdonar. Con los Azulcremas llegó con muchas dudas, pero con su buen manejo del balón, se volvió un referente del equipo en los tres años que estuvo en el equipo, aunque nunca pudo ganar un título.

1. Enrique Borja

Podríamos decir que fue la primera gran traición de un universitario para irse con las Águilas e iniciar la gran rivalidad entre estos equipos. Enrique Borja debutó con los Pumas en 1964 y apenas le tomó un año para ser el delantero y goleador del Club, con quienes anotó 69 goles en cinco años. Sin embargo, de acuerdo a las palabras de Andrade Pradillo, Presidente del equipo, Borja quería un aumento de sueldo y como no podían dárselo, lo mandaron al América, quienes pagaron 400 mil pesos el 27 de marzo de 1969.

Mi actitud obedecía al propósito de continuar en Pumas, y de ninguna manera a no querer jugar en América.

Con los de Coapa, Enrique anotó 103 goles, hasta que se retiró en 1977. También ganó la Liga en las temporadas 70-71 y en la 75-76. También fue campeón de goleo en tres años consecutivos: 70-71, 71-72 y 72-73.

Mención Honorífica

Hay pocos jugadores que pasaron del América a los Pumas, uno más o menos recordado es Moctezuma Serrato. Sin embargo, aún queda la duda de por qué Mario Carrillo, quien fue campeón con el América en el Clausura 2005, llegó a los Pumas en 2012.

@Gigio

Desde el 2011 vivo del futbol. Nunca he visto al Atlas campeón, pero sí al Milan coronarse. Ah, también le voy al Arsenal, Valencia y Hamburgo.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: