Liga MX

El octavo pasajero

Amigos de la pluma de Tovar, felices fiestas navideñas. Para concluir con la última columna del año y para algunos de la década, hoy cerramos con el técnico subcampeón del futbol mexicano.

Miguel Herrera dirigía a Monterrey en el campeonato clausura del 2004, había llegado a la fiesta grande como el sexto lugar de la tabla general, llegando a la gran final tras vencer en cuartos al Pachuca, luego en semifinal al Atlante, quien pasó como séptimo lugar y en la gran final enfrentaba al noveno de la tabla, el campeón Pumas que buscaba el bicampeonato.

La mesa estaba servida para que los regios se coronaran en casa y con su gente, comenzaban con un Monterrey que tenía una desventaja de un gol en el marcador y que inició a tambor batiente el encuentro, jugaba mejor Monterrey cuando Francisco Fonseca se encontró un rebote en el área y batió al portero de Monterrey, Christian Martínez. Monterrey se quedaba con las manos vacías, mientras los del Pedregal alzaban el título para lograr el primer bicampeonato en torneos cortos. El sexto lugar se quedaba sin posibilidad de ser campeón, tendrían que pasar 15 años para que la historia se volviera a repetir, en esta ocasión Monterrey no sería la víctima, sino el vencedor de la contienda, mientras Miguel Herrera volvía a sucumbir como el sexto de la general, tras avanzar al eliminar a Tigres, luego enfrentar a Monarcas quien al igual que en el 2004, se enfrentaba el 6 vs 7 siendo que el sexto lugar avanzara a la gran final.

Pero en esta ocasión Herrera llegaba con la misión de convertirse en el técnico más ganador en la historia de las águilas del América, en el Azteca, con una tribuna entregada al americanismo y en un terreno donde solamente el León bicampeón de Matosas le había podido robar la gloria en su feudo.

Todo parecía que la maldición del sexto lugar se desvanecería en el templo del balón pie azteca. Pero dicen que para romper las maldiciones se requiere hacer un sacrificio y en esta ocasión no hubo tal, así que contra todo pronóstico, remontando un marcador adverso y en la fatídica tanda de penales, el equipo de Monterrey logró ser el campeón, de nueva cuenta el sexto lugar sucumbió en una noche de Diciembre, en su feudo y con los suyos a mansalva del incómodo octavo pasajero.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: