#TeAcuerdasDe,  Columnas,  Fútbol Europeo

La tragedia del futbol de Múnich

El 6 de Febrero de 1958 se jugaba la vuelta de los cuartos de final de la Copa de Europa (Hoy Champions League) entre el Manchester United y el Estrella Roja de Belgrado con marcador a favor para los ingleses, quienes volverían en el vuelo 609 de la British European Airways.

Ese día, el vuelo retrasó su salida una hora más debido a que el jugador Jhonny Berry había extraviado su pasaporte en el hotel de concentración, la única escala que tenían prevista era en Munich para recargar combustible, ya que debido al modelo del avión, le era imposible realizar un viaje con un solo tanque.

De acuerdo a periódicos oficiales de Belgrado, esa mañana el hielo que había en la pista había congelado de tal manera el motor que, ante los 2°C de esa mañana, tuvo que realizar 3 intentos para despegar, el viento era un factor en contra con rachas de hasta 27 Km/hr, por lo cual representaba una dificultad para los pilotos, sería a las 3:04 PM cuando en un intento por ganar altura, el avión en el que viajaba la plantilla médica, técnica y jugadores del Manchester United se estrellaría en una montaña colindante al aeropuerto de Múnich.

Siete futbolistas del United que viajaban en el avión murieron en el acto. Duncan Edwards, una de las mayores promesas del país, moriría a causa de sus heridas el 21 de febrero a la edad de 21 años, y otros dos jugadores debían abandonar la práctica del fútbol debido a sus lesiones. El entrenador, Matt Busby, también tuvo que ser hospitalizado tras el impacto.

El Manchester United tuvo la emergencia de armar una plantilla desde cero y esa reconstrucción giró en torno a Bobby Charlton, superviviente del accidente y uno de los futbolistas con más proyección en ese momento en el fútbol mundial. Frente al Sheffield Wednesday, un Manchester United compuesto por reservas y canteranos continuó la inercia ganadora de la etapa anterior al accidente y ganó 3–0 en el primer encuentro disputado tras el accidente con Jimmy Murphy como entrenador.

A pesar de ganar el siguiente encuentro con el nuevo equipo, no pudieron lograr los éxitos repetidos antes de la tragedia. En el campeonato de liga —en el que se encontraba en el cuarto puesto antes del accidente— el equipo ganó sólo 1 partido de los últimos 14, bajando puestos gradualmente en la tabla, colocándose finalmente noveno. Pese a ello el Manchester United consiguió llegar a la final de la FA Cup, perdiendo contra el Bolton Wanderers por 2-0.

Debido a la tragedia, la UEFA invitó al Manchester United para participar en la Copa de Europa 1958-59, pero finalmente la La Asociación del Fútbol (FA) le negó la participación, ya que consideró que no había clasificado por méritos propios.

Matt Busby retornó al cargo de entrenador a la temporada siguiente y trató de construir una nueva generación de «Busby Babes», incluyendo a George Best, que contribuyó a ganar la Copa de Europa una década después del desastre, en 1968, derrotando al Benfica.

Avatar

Fanático de los proyectos originales y sin agregados, tal vez por eso soy Arquitecto.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: