Columnas,  Internacional

La Chimoltrufia del fútbol

Amigos de @laplumadetovar estamos por finalizar el año y no podíamos cerrarlo sin dejar pasar al personaje que busca revolucionar al fútbol pero sus actos dicen todo lo contrario. En la televisión mexicana Roberto Gómez Bolaños creo un personaje que así como decía una cosa, decía la otra, ese era el sello característico de María Expropiación Petronila mejor conocida como «La Chimoltrufia»este personaje cuando quería decir o expresar una idea en muchas ocasiones se contradecía de tanto que hablaba a tal grado de confundir a las personas, bien pues en el fútbol mundial tenemos a nuestra Chimoltrufia.

Giani Infantino fue nombrado como sucesor de Joseph Blatter, luego de que el suizo fuera señalado como responsable de cometer actos fraudulentos y desvío de recursos en la FIFA, por lo que tuvo que dejar su cargo llegando el italiano Infantino, quien lo primero que prometió fue cambiar el mundial y hacerlo para todos, modificandolo a 48 países participantes, esto sería después del mundial de Qatar en el 2022. Pero esto tendría un cambio significativo en el formato de la copa del mundo que albergaran por primera vez tres países, Estados Unidos, Canadá y México; siendo este último, el primero en organizar tres mundiales 1970, 1986 y ahora en el 2026. El nuevo formato implica una ronda de 16 grupos y unos dieciseisavos de final, donde para llegar a la fase final sólo accederán los dos primeros lugares de grupo, lo cual nos llevará a tener ochenta partidos de fútbol.

Nuestro amigo Infantino ha buscado equilibrar o al menos buscar recortar distancias entre las selecciones top de las confederaciones de UEFA y CONCACAF y las selecciones que, si utilizáramos términos de política internacional diríamos que son las que están en vías de desarrollo. Y para ello creo la Liga de Naciones de cada una de estas áreas, así por lo menos los países en vías de desarrollo, tendrán la posibilidad de mejorar su fútbol con más partidos internacionales y la posibilidad de pelear con los de la élite de la región. En África y Asia no existe tal torneo por qué si no están peleando eliminatoria para el mundial, están peleando eliminatoria para la Copa de Naciones de África y Asia.

Conmebol se cuece aparte, ya que son muy pocos los países que integran esta región, pero no descartemos la posibilidad de funcionar en un futuro a la CONCACAF y a la CONMEBOL para generar más competencia y por supuesto más dinero para las confederaciones.

Pero por un lado Infantino busca que los países que aún están en crecimiento tengan más fogueo internacional y por el otro lado critica a la selección nacional mexicana de tener partidos «moleros» como lo hizo hace algunos días en el cierre del mundial de clubes en Qatar. Infantino señaló que el tricolor en lugar de buscar, el roce con las selecciones top mundial, tiene partidos con otro tipo de naciones, principalmente las centroamericanas y así jamás lograrán trascender y llegar al soñado quinto partido. Pero señor Infantino «usted cómo dice una cosa, hace otra» ¿Cómo la selección mexicana puede mejorar su nivel de futbol cuando existe la liga de Naciones, un torneo que se realiza en fechas FIFA y dónde sólo se puede competir con los países de la Confederación. Así como se puede tener partidos contra Italia, Alemania, Francia, Inglaterra etc…

Otra de las grandes apuestas del señor Infantino es la de buscar que el jugador no tenga tantos partidos de fútbol en el año, pero volvemos a lo mismo sus palabras no van con sus acciones y pareciera que lo que busca realmente es que el futbolista tenga más y más partidos. Pues no hace mucho declaró que buscaría crear un torneo con la participación de los equipos top de cada confederación, esto para contrarrestar el peso y poder de la UCL, lo cual implica más partidos y menos descanso para jugadores de las ligas más importantes del orbe.

Solo por mencionar a un jugador, tenemos el caso del campeón del mundo Mbappé, que entre la Copa de Francia, la liga, la UCL, partidos de preparación para la Euro, la Eurocopa y el nuevo Mundial de Clubes estamos hablando de más de 70 partidos y si le sumamos los partidos de pretemporada en EU, y los partidos de la nueva liga que propone Infantino, hablamos de 80 juegos en un año. Sacando un promedio de un partido por cuatro de descanso al año, es por ello que los jugadores en muchas ocasiones no llegan al 100% a las competencias importantes.

Infantino sin duda buscar cambiar el fútbol, pero primero debería de analizar que sus propuestas y sus ideas se contraponen y esto más que hacerle un bien al deporte, le está saliendo contraproducente, pero como siempre lo he dicho el fútbol ya no es más un deporte, es el negocio perfecto global dónde se puede hacer billetes y por montones, si no pregúntenle al presidente de la FIFA, que al ver lo que genera la UEFA por cuestión de derechos de televisión es que ha decidido crear un torneo que le compita y que todo el capital se quede en la FIFA, para así seguir lucrando con el espectáculo que genera más pasiones en el mundo.

Así que no nos sorprenda seguir viendo cambios en el fútbol, mientras Infantino se encuentre al frente, está claro que el señor quiere dar espectáculo fuera y dentro de las canchas.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: