Columnas

Arquitectura e Historia del Estadio Universitario

Con el inicio de los II Juegos Juveniles Nacionales se inauguró en 1952 el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, el Estadio de ‘México 68’ ha sido testigo de incontables acontecimientos deportivos, en donde destacan el ‘tocho’ y el fútbol, siendo el Estadio mas icónico de México (No tengo pruebas, tampoco dudas) gracias a sus materiales, proceso creativo y constructivo, pero, sobre todo, por su riqueza cultural.


SUS INICIOS

El encargado de llevar a cabo esta iniciativa fue Augusto Pérez Palacios, estudiante de la Escuela Nacional Preparatoria de San Ildefonso y la Academia de San Carlos. En 1933 se tituló planteando un proyecto de ‘Ciudad Universitaria’ en los terrenos que pertenecían a la Hacienda de los Morales, convirtiéndolo en realidad 19 años después en colaboración con Raúl Salinas Moro y Jorge Bravo Jiménez, quienes se inspiraron en el diseño de otros recintos europeos y estadounidenses. Además, se adoptaron las teorías del ingeniero estadunidense Gavin Hadden, para el mejor acomodo de los espectadores.

Fue en marzo de 1950 cuando se dieron a la tarea de realizar el Estadio Olímpico Universitario junto al complejo que es hoy Ciudad Universitaria (CU), dicho estadio tuvo en 1952 un valor de $28 Millones de pesos, lo equivalente en 2020 a $286 Millones de pesos (Ya con devaluación y 3 ceros menos incluidos)

Construcción del Talud general.

Los principales motivos que originaron el diseño arquitectónico del Estadio respondieron a varias inquietudes, principalmente que el edificio fuera sencillo y abierto para captar la luz y el espacio abierto que lo circundaba. Las óptimas condiciones físicas del terreno permitieron la compactación del terraplén para lo cual se usaron escrepas, moto conformadoras y aplanadoras, al igual que en los ocho estacionamientos que circundan al Estadio. Más de 100 mil metros cúbicos de tierra y piedra se movieron para lograr la forma proyectada. Este procedimiento constructivo se combinó eficazmente con las estructuras de concreto necesarias para el balcón, los túneles, la caseta de prensa y los mástiles.

Es decir, el Estadio Universitario fue construido a semejanza de un cráter volcánico, debido a que el sitio donde se construyó estaba en parte cubierto por lava del volcán Xitle, en dicho sitio según los hacendados, era recurrente ver ‘Pumas’ que rondaban el lugar.

PROYECTO

En la pagina 10 de la edición de ‘El Universal’ en 1952, se presentó el primer croquis del Estadio, este proyecto fue el primero en realizarse en el complejo de CU, su favorable localización permitió remover del fondo la roca basáltica que se aprecia en sus taludes, con el terraplén producto de la excavación, se apoyó una de las gradas y se colocó de manera circular alrededor del estadio para formar un talud exterior con el ángulo de fricción como si el material estuviera reposando en la zona, sobre estas fue colocada la piedra volcánica, haciendo así el exterior del estadio con los mismos materiales del lugar.

Zona de Palcos

Sobresale en el estadio un balcón perimetral construido de concreto armado en ‘cantiliver’ (estructura que sobresale de sus puntos de apoyo) de 9 metros, funcionando como traslape de las graderías cercanas pero también como palco y zona preferente, con 14 mil asientos techados.

Dentro de su planeación, el Estadio Universitario marcó un antes y un después en las edificaciones deportivas en México, ya que no cuenta con alguna escalera, todo es por medio de rampas, lo que permite la accesibilidad en todos sus niveles, cuenta con 42 túneles de concreto armado, construidos a semejanza de los antiguos coliseos romanos, dichos túneles atraviesan los terraplenes, lo que en su momento permitió un ahorro considerable en materiales constructivos.

Construcción de Graderío

Entre otra de sus tantas particularidades, el área de prensa conocida como ‘El Palomar’ fue proyectada para apreciar de manera óptima el campo, pero sus puntos de fuga se sitúan hacia el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl. Para los encuentros nocturnos, originalmente se instalaron 6 mástiles de 20 metros, la primera vez que se cambiaron fue previo a ‘México 68’. De acuerdo al Comité Olímpico Internacional, el Estadio Universitario es un ícono deportivo, ya que, en 1956, ingenieros y arquitectos de Roma asistieron al recinto para aprender de él, el actual Estadio Olímpico de Roma está inspirado en la solución creativa y constructiva del Estadio Universitario ¿Por qué es tan importante? El proyecto combinó exitosamente el uso de nuevos materiales (como el tartán en la pista de atletismo) y los materiales dentro del predio (como la roca volcánica y el tepetate de la zona) así como sistemas constructivos que para ese entonces estaban en desuso (túneles de concreto armado que atraviesan los terraplenes).

Túnel de concreto armado que atraviesa el terraplén.

Por si fuera poco, el artista mexicano, Diego Rivera, quien en el ocaso de su vida artística aceptó realizar un mural con temática nacionalista ‘La Universidad, la familia mexicana, la paz y la juventud deportista’ brindó junto a un equipo de 70 obreros un aporte a la sociedad mexicana a través de su arte, y aunque debido a la edad de Rivera no se concluyó totalmente, solo se construyó la parte central de la fachada Oriente. Sobre el pórtico del Estadio se encuentra al centro el escudo de la Universidad Nacional Autónoma de México, con el cóndor y el águila americanos posados sobre el nopal mexicano. Sus alas extendidas abrigan a tres figuras antropomorfas: un hombre y una mujer que unen sus manos en el hijo mestizo a quien dan la paloma, símbolo de la paz. Hacia los extremos se localizan dos figuras gigantescas, un atleta masculino y una deportista femenina, que encienden la antorcha del fuego olímpico. En la parte inferior una serpiente emplumada, que recuerda a Quetzalcóatl, con incrustaciones de mazorcas de maíz, complementa el mural. “En esta obra Rivera realiza la decoración a la manera mosaica, traza sobre el muro vivo sus figuras, después esculpe y les da relieve mediante el empleo de piedras de diversos colores…” el rojo tezontle, el ámbar del tecali, el mármol blanco, las piedras verdes y rosas, y las piedras de río.

 

AMPLIACIÓN

Para los Juegos Olímpicos de 1968, se proyectó una ampliación que nunca se realizó, ya que su capacidad actual ronda los 72K de espectadores + servicios, pero para la Olimpiada necesitaban 100K + servicios, por lo que, en 1966, el Departamento de Obras Públicas del Distrito Federal presentó una maqueta de ampliación, lo que deformaba la óptica del Estadio, posteriormente el Arq. Pérez Palacios presentó otra propuesta, donde se colocaba un ‘aro’ arriba del estadio. Para que se den una idea, como en el ‘Omnilife’, ya que dicho estadio a semejanza del Estadio Universitario, colocó la tierra producto de la excavación como talud auto soportante. Afortunadamente ninguna modificación mayor se realizó, únicamente para llegar a los 80K de asistentes, para no intervenir en la forma y función, todas las modificaciones fueron supervisadas por Pérez Palacios, autor de la obra arquitectónica.

Propuesta de ampliación por parte de la DOP de la Ciudad de México.

Para llevar a cabo el proyecto, se laboró por dos años a triple turno, siendo +10,000 obreros los que participaron en su creación y fue hasta 2007 que la UNESCO lo declaró ‘Patrimonio Cultural de la Humanidad’ debido a todos los factores mencionados, por la utilización de los materiales locales, por construirlo con piedra volcánica, por utilizar la misma tierra como estructura, por utilizar métodos constructivos olvidados, por utilizar materiales nuevos y de primer calidad en los interiores, por ser el primer estadio a nivel mundial en contar con cabina de prensa, por los murales realizados en las fachadas (hechas sobre el terraplén con piedra basáltica) su aprovechamiento de la topografía del terreno, su paisaje volcánico del Pedregal, su integración con el entorno y esa característica de ‘estar afuera’ del Estadio, cruzar uno de los túneles y encontrarse con el recinto deportivo, su sencillez que lo hace hermoso por cualquier punto, la sinceridad de su construcción que viste la desnudez de su estructura.

Conmemoración de los 50 años del encendido de la llama olímpica
Panorámica del Estadio Olímpico
Foto aérea del Estadio Universitario, 2017.

DATOS DE INTERÉS

  • El primer ‘clásico’ que se jugó en este recinto fue el 29 de Noviembre de 1952. Pumas VS IPN, donde ganó la UNAM 20-19 sobre los Burros Blancos.
  • Su mayor asistencia la registró un partido de futbol americano, más que cualquier partido de futbol de los Pumas.
  • Su debut internacional fue en 1954, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, siguieron los Panamericanos de México 1955, Campeonato Panamericano de Fútbol de 1956, los Juegos Olímpicos de 1968, la Copa Mundial de la FIFA en 1986 y de nueva cuenta los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1975 y 1990.
  • 20 Títulos de Futbol Americano han ganado en este recinto los Pumas CU, el último en 2017, mientras que 4 son los títulos que ha conseguido Pumas en este Estadio, el último venciendo al Atlético Morelia en Mayo 2011.

La importancia del Estadio Universitario radica en la sencillez de su belleza, las grandes mentes que participaron en su planeación y ejecución, el aprovechamiento del sitio entre otras, sin duda el Estadio Universitario es una obra de arte al deporte mexicano ¡Goya, Goya!

Boletos para el clásico americano: UNAM VS IPN
Recreación en Minecraft del Estadio Universitario.
Avatar

Fanático de los proyectos originales y sin agregados, tal vez por eso soy Arquitecto.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: