Columnas,  Fútbol Europeo,  Internacional

El mercado de fichajes en Europa

En últimos años hemos visto transacciones de miles de millones euros en el mercado europeo. La llegada de los jeques al mundo del fútbol se ha convertido en un parteaguas en el mercado internacional, pues actualmente son los únicos capaces de inflar los precios de los jugadores, incluso y desde mi punto de vista, hasta desvirtuar la esencia del fútbol. Los mercados de fichajes se han convertido en una subasta masiva de piernas y se ha dejado de lado el hecho de que los jugadores se deban esforzar durante toda la campaña para poder ir a otro equipo, es decir, por elevar su precio y no su calidad en el campo. Lo anterior se comprueba luego de observar que los jugadores hacen una temporada extraordinaria, los venden por 100 millones de euros y la siguiente temporada en su nuevo equipo no dan resultados, ejemplo claro, Dembelé en el Barcelona quienes ya se están preocupando por venderlo.
No nos pongamos románticos al decir que el fútbol no es un negocio, lo es y se tiene que adaptar a las reglas del mundo capitalista en el que vivimos, sin embargo considero que se deben de realizar revisiones a los reglamentos del fairplay financiero, tal y como lo hacen otros deportes como el fútbol americano o el básquetbol. De cierta forma limitar a los equipos con mayores posibilidades económicas también es injusto, no me opongo a que puedan comprar más que otros equipos, lo desagradable de esta vorágine de billetazos es el precio de los jugadores que se han convertido en objetos de una subasta desmedida. En otras palabras, los equipos no compran para cubrir necesidades sino para ser más mediáticos.
Un ejemplo claro y que sustenta el argumento anterior es el fútbol club Barcelona que cada mercado de fichajes se envuelve en asuntos de jugadores que no necesita y aun así contrata o los pide cedidos. Casos como el de Boateng, Malcom, Todibio, Douglas, Murillo, entre otros nombres de los cuales se ha hecho en su plantilla y no tuvieron minutos o menos de los esperados. Al Barcelona le urge reforzar la defensa central, la lateral izquierda y la delantera, sin embargo eso parece no ser importante para los directivos que han preferido gastar 170 millones de euros por Griezman que se negó en el paso a ir al Barcelona y por el regreso de Neymar quien salió del club blaugrana para pasar a la historia como el jugador más caro (inflado) del mundo.
La reciente contratación de Griezman al cuadro blaugrana no es más que un síntoma del mercado tan sobrevalorado que existe en nuestros días ¿Realmente necesitaban a al francés en la media, teniendo a Messi, Dembelé, Arthur y Coutinho? ¿Será necesario pujar nuevamente por Neymar ahora con la incorporación del ex Atlético de Madrid? Me queda claro que ahora no se ficha por necesidad, sino por saber quién tiene una plantilla más cara.
Parece que los papeles de revierten y ahora en la Casa Blanca de Madrid buscan jóvenes promesas a costos más accesibles y sin hacer tanto ruido de los mismos. La operación merengue en este mercado de fichajes ha sido una inversión fuerte con la llegada de Hazard, incorporaciones pequeñas con miradas al futuro con Luka Jovik, Militao, Mendy, entre otros y pretende hacer ventas de jugadores con lo que ya no se quiere contar para la próxima campaña.
El PSG se encuentra en el ojo del huracán con la telenovela llamada Neymar, en Inglaterra los equipos están interesados en fortalecer su mercado haciendo intercambios entre equipos y algunas incorporaciones importantes como la de Pulisic al Chelsea, la posible venta de Lukaku al Inter de Milan que pretende regresar a lo más alto del fútbol internacional, la posible venta de Pogba al Real Madrid, el regreso del eterno capitán Buffon a la Juventus, Dani Ceballos (Real Madrid) que es pretendido por uno o dos de Inglaterra pero nada concreto.
Mientras tanto en esta vorágine financiera, los mexicanos luchan por mantenerse en Europa como el caso de Javier Hernández que con su reciente cambio de dorsal, parece indicar que se quedará con el West Ham. Héctor Herrera quién ha dado la nota del verano mexicano al fichar por el Atlético de Madrid. Edson Álvarez que suena para el Wolverhampton equipo en donde milita Raúl Jiménez y Ochoa que suena para dejar Bélgica para emigrar a España, pero aún no hay nada concreto. La situación financiera de los equipos deja en desventaja al mercado mexicano, pues se elevan los precios y equipos “grandes” se interesan más por fichar a un sudamericano.
Así las cosas en el mercado de fichajes europeo, en donde parece ser que los equipos ya no ven por las necesidades primarias, ya no echan mano de la cantera y priorizan el pago de excesivas y costosas cláusulas de rescisión. El mercado de fichajes ya no es un asunto de fútbol sino un asunto de promoción y marketing. Como he mencionado, la esencia de este deporte no radica en el gasto que se realice verano tras verano, si los jugadores no son capaces de adaptarse a las formas del juego, es decir, existen entornos sociales que influyen en el jugador y que a pesar de que te puedas convertir en el fichaje más caro de la historia, no garantiza tu desempeño en el campo.

Avatar

Soy historiador, pero siempre quise ser periodista deportivo... Recurro a datos históricos como argumentos válidos para defenderme cuando no tengo la razón.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: