Columnas,  México

El ciclo al que todos pertenecemos

Comienza un nuevo ciclo, una vez más nos ponemos en el primer escalón de una interminable escalera que hemos recorrido durante varias décadas, por enésima vez estamos al comienzo de una era. Gerardo Martino, el técnico más anticipado que hayamos tenido jamás, ha iniciado su proceso de cara al Mundial Qatar 2022.

Como cualquier ciclo, éste comienza y termina en el mismo punto, un círculo que tiene varias fases. Dichas fases las conocemos todos, son parecidas a la del romance o a la del duelo, sólo que en este caso duran poco más o poco menos de cuatro años.

Mentiría amable lector si les dijera que no hago el ciclo como todos los demás aficionados, mentiría si les dijera que no me emociona tener al «Tata» al frente del equipo nacional, pero también les estaría mintiendo si les dijera, hoy, que no me enojaré cuando inevitablemente sea despedido.

Y no es que no le desee el bien y el éxito a Gerardo, es que simplemente conozco de memoria este ciclo. A veces las partes que lo componen duran más que otras, y creo que será el caso de Martino. Tengo la fe puesta en que logrará lo mismo que todos, quizá con un mejor sabor de boca, pero se irá como el resto, desvanecido entre odio y columnas calumniando su proceder, para iniciar de nuevo con todo.

Pero no crea que es malo pensar así. La vida misma se mueve en piloto automático y es nuestro labor ser el espectador de ella, así como lo que seremos en los juegos de la selección. ¿Cuál es el motivo de esta columna entonces, si ya sabemos el ciclo y conocemos sus componentes?

El motivo por el que escribo esto es para no olvidar que formamos, como aficionados, de un ciclo, uno que no controlamos porque muchas veces elegimos erróneamente al responsable. Muchas veces pensamos que la última pieza en el engranaje es la que falla y arruina el mecanismo, y no, no siempre. Si nos ponemos a revisar minuciosamente la maquinaría veremos que son más piezas las que fallan.

Entonces, para resumir, no, no estoy pidiendo que seamos ciegos ante lo que venga para Martino y su periodo de gestión. Lo que estoy pidiendo es que seamos más críticos y minuciosos con los directivos, patrocinadores, jugadores, medios y cercanos. Las decisiones las toman otros, lo sabemos, pero al menos podemos empujar de poco a poco, a final de cuentas la parte más importante de la maquinaría seguirá siendo el agrado del público. Deporte o no, el fútbol es espectáculo y este sólo sobrevive de la expectativa y presentación.

Alejandro Guerra

Diseñador Gráfico || Podcaster en  y  || Monas Chinas y Fútbol || Dibujo, escribo y a veces canto

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: