Columnas,  El Futbolito,  Estdios

Brasilia el destino nunca soñado para el futbol

Seguramente las grandes hazañas de la selección brasileña vuelve a todos orgullosos y adeptos al futbol por decreto en su ciudad capital administrativa, sin embargo las mismas acciones de los “torcedores” dejan mucho que desear para el futbol, les cuento algunas.

El campeonato brasiliense de futebol se conforma por doce equipos completamente desconocidos para cualquier aficionado de otro país, siendo el Gama el más laureado con doce títulos estatales.

Nunca un equipo brasiliense a ganado un campeonato nacional, ni siquiera tienen un representante en el Brasileirao B. Lejos geográficamente y sobre todo muy lejos históricamente de los equipos paulistas, cariocas, gauchos, mineiros y hasta bahianos que conocemos.

Embed from Getty Images

 

En la pasada Copa del Mundo sub 17 celebrada en Brasil, la final se llevó a cabo en el pequeño estadio Walmir Campelo Bezerra de Brasilia, mejor conocido com Bezerrão, tiene capacidad según la FIFA para apenas 14,710 espectadores.

El poco aforo del estadio se hace menor al notarse una tribuna completamente cerrada para el evento. El costo más elevado de las entradas para los partidos fue de R$40 reales brasileños, alrededor de $180 pesos mexicanos, por lo que el único diagnóstico de la poca asistencia es el completo desinterés. No es por presumir pero todos recordamos el Estadio Azteca lleno en la misma circunstancia.

Embed from Getty Images

Con el conocimiento del mismo comité organizador de la nula disposición hacía el evento se dejó a un lado el mundialista Estadio Mané Garrincha que a 5 años de la Copa del Mundo de 2014 se encuentra totalmente abandonado, desdeñado para la Copa América de 2019 y con algunos partidos amistosos de la selección jugados ahí más por el simple hecho de utilizarlo, no existe ningún proyecto futbolero sostenible en los equipos locales para darle vida. ¿Se imaginan un estadio con capacidad de 72,000 espectadores y una gran inversión en remodelación, en esa deplorable condición? Ocurre y nada menos que en la capital de Brasil. No es sorprendente que la opción más viable para dejar de perder dinero en él sea la demolición.

La inclusión de Brasilia en eventos deportivos hace pensar que las manifestaciones previas del mundial brasileño de 2014 fueron completamente válidas, correctas, evidenciando el gasto desmedido y dejando claro que el motivo del gasto y la inclusión de Brasilia fueron una oda al origen de la ciudad: Política.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: